fbpx
Retinoblastoma. Conoce signos de alerta del cáncer de ojo que es más frecuente en niños

Retinoblastoma. Conoce signos de alerta del cáncer de ojo que es más frecuente en niños

El retinoblastoma es un tumor maligno que puede presentarse en uno o en los dos ojos. Es un cáncer de ojo que generalmente se produce por herencia genética y que presenta algunos signos de alerta en los niños.

Uno por cada 15 mil nacidos vivos, esta es la incidencia del retinoblastoma – el cáncer de ojo más frecuente en la infancia y que se puede presentar tanto en uno, como en los dos ojos. Hay algunos signos de alerta que se deben considerar – especialmente si se trata de un niño con antecedentes de familiares que han tenido este tipo de tumor.

Este fue el caso de Luis, de 3 años. Sus padres comenzaron a preocuparse luego de que el pequeño presentara una sombra blanca en uno de sus ojos, por lo que decidieron llevarlo con el equipo de oftalmología pediátrica en el consultorio del Programa de Prevención de Ceguera Infantil, de Metrofraternidad (conoce más aquí). Luego de un examen exhaustivo, que incluyó una evaluación del fondo de ojo, se confirmó que Luis tenía un tumor intraocular – conocido también como retinoblastoma. El pequeño fue operado gracias al aporte de Humana.

La leucocoria es una sombra blanca que se presenta en el ojo y que podría ser un indicativo de un retinoblastoma, o alguna otra condición que debe ser tratada de manera oportuna por un oftalmólogo pediatra

¿Qué es el retinoblastoma y por qué se produce?

La Doctora Mónica Vargas, Oftalmóloga Pediatra y médico voluntario del Hospital Metropolitano, nos explica que el retinoblastoma es el tumor intraocular maligno más frecuente de la infancia. Si bien no hay una razón específica del por qué existen estos tumores, la Dra. Vargas comenta que se pueden presentar por dos tipos de herencia:

Antecedentes familiares. Se puede heredar el gen por algún familiar que ha tenido retinoblastoma, o algún otro tipo de cáncer. Esto quiere decir que, si uno de los padres tiene el gen de este tipo de tumor, cada hijo tiene un 50 % de posibilidades de heredarlo.

En estos casos, la enfermedad se manifiesta a una edad temprana y el tumor suele presentarse en ambos ojos, en lugar de uno solo. Es importante considerar que, si bien la herencia genética incrementa las posibilidades, no significa que el cáncer sea inevitable. Por lo que es importante que las personas que planifiquen tener hijos – y tengan antecedentes de familiares con retinoblastoma- puedan consultar con su médico al momento de planificar el embarazo.

Mutación esporádica. Se puede presentar en pacientes que ya tienen tumores malignos en otras partes del cuerpo y retinoblastoma es una consecuencia del cáncer primario.

¿Qué señales de alerta debo considerar?

Debido a que el retinoblastoma se presenta normalmente en edad temprana, es importante considerar varios factores – especialmente si hay antecedentes de esta enfermedad en la familia.

  • Leucocoria  o sombra blanca en el ojo. Este es el síntoma más común y la razón por la que los padres llevan al niño a consulta con el oftalmólogo pediatra.  La leucocoria es una sombra blanca en el ojo que, en casos avanzados, puede presentarse con más fuerza en una fotografía tomada con flash.
  • Ojos que miran en diferentes direcciones. Son los niños que no tienen sus ojos alineados y han desarrollado estrabismo – lo que se conoce popularmente como virolo.
  • Problemas en la visión. Los niños que presentan hinchazón o enrojecimiento en los ojos, poca visión.

La Dra. Vargas indica que no todo es necesariamente la indicación de un tumor. Sin embargo, si estamos tratando con un paciente que tiene antecedentes familiares y presenta algunos de estos síntomas, se debe realizar una valoración médica oftalmológica profunda para evaluar agudeza visual, visión de colores, estereopsis, cálculo de profundidad, visión de contraste, movimientos de los ojos, reflejos pupilares y especialmente el fondo de ojo.

Siempre el mejor escenario para un paciente con sospecha de retinoblastoma es el diagnóstico y manejo oportuno de la enfermedad.

Si quieres ayudar a que más niños como Luis puedan ser operados y recuperar su visión, Dona Salud aquí