fbpx
Luxación de cadera. ¿En qué afecta al desarrollo de un niño?

Luxación de cadera. ¿En qué afecta al desarrollo de un niño?

En términos sencillos, la luxación de cadera es cuando los huesos de la cadera no están en la posición correcta y la cadera queda dislocada o fuera de sitio. Se presenta comúnmente en niñas, puede provocar cojera y mucho dolor al momento de caminar o correr.

Los diagnósticos difíciles siempre nos llenan de miedo, dudas, especialmente cuando se trata de nuestros hijos, un niño o un adolescente que tiene mucho dolor y no sabemos qué hacer; uno de estos es el de luxación de cadera. Esta condición es la que trajo a Liz, con su pequeña Madelaine, hasta Metrofraternidad.

Pero,  ¿Qué es la luxación de cadera?

El Doctor Francisco Vallejo, Traumatólogo Pediatra del Hospital Metropolitano, nos explica que la luxación de en niños es una pérdida de la relación entre la cabeza del fémur y el acetábulo. Esta falta de contacto entre los huesos provoca que la cadera no esté en su lugar, es decir – que la cadera no esté en su puesto.

¿Cuáles son las causas?

El Dr. Vallejo nos explica que la luxación de cadera puede ser congénita o adquirida.

  • La forma adquirida – no quiere decir que es una forma de contagio- sino que generalmente son niños que nacen con sus caderas bien colocadas, pero una condición secundaria ocasiona que sus caderas terminan luxándose con el tiempo.  Este es el caso de los niños que presentan cuadros de parálisis cerebral.
  • Otra forma de luxación de cadera adquirida es la traumática. Son niños que por trauma muy fuerte – que puede ser un golpe ocasionado por accidentes de tránsito o caídas de gran altura, sus caderas terminan saliéndose de sitio.
  • En los casos congénitos, el Doctor Vallejo nos indica que no hay una causa específica, pero si existen factores de riesgo asociados como los niños que nacen podálicos (niños que nacen de nalgas), que sea la primera hija, o que sean mujeres – porque la mayoría de casos de luxación de cadera se presentan en mujeres.   

¿Cómo puedo saber si mi hijo o hija tiene una luxación de cadera?

Siempre es importante que el bebé recién nacido sea chequeado por un pediatra profesional. Ellos son quienes en el examen físico – a través de maniobras conocidas como Barlow y Ortolani- pueden ver la estabilidad que tiene la cadera en el recién nacido.

Sin embargo, hay señales que pueden alertar a los papás como el sonido de un clic – similar a cuando hacemos crujir nuestros dedos- al momento de cambiar el pañal al bebe o cuando los estamos vistiendo.

El tratamiento ¿Qué debo hacer luego de que mi hijo es diagnosticado?

Todo depende del tipo de luxación y de la edad del niño. . Entre más avanza la edad, más grande y compleja será va haciendo la cirugía.

  • Entre 0 a 6 meses. Se coloca el arnés de pavlik.
  • Entre 6 meses a 1 año. Se realiza una reducción cerrada, que es la colocación de la cadera en el sitio sin la necesidad de cirugía.
  • Entre 1 – 2 años. Se realiza una reducción abierta, que es una cirugía donde se abre la cadera, se quita todo lo que se interpone entre los huesos (cabeza del fémur y acetábulo) y se coloca la cadera en el sitio.
  • Después de los 2 años.  Se realiza una cirugía mucho más compleja, de tipo de osteotomía pélvica o femoral.

¿En qué afecta la luxación de cadera en el desarrollo de un niño?

El Dr. Vallejo indica que es una patología grave porque el niño va a presentar mucha cojera, dolor y molestias al correr.

El Doctor Vallejo es Traumatólogo Infantil y ha tratado varios casos de Luxación de Cadera en Metrofraternidad

Tal vez al principio de la enfermedad no tengamos tanta manifestación de dolor, pero a medida que crecen, y se vuelven adolescentes, empieza un dolor muy serio de la cadera.

Son niños que no pueden hacer actividad deportiva de manera fácil, se caen con frecuencia y a la edad adulta pueden llegar a un grado de artrosis.

Dr. Francisco Vallejo

Gracias al Dr. Francisco Vallejo por ser parte de Metrofraternidad y continuar salvando y mejorando la calidad de vida de nuestros niños.

Conoce la historia de nuestra pequeña Madelaine